19 ago. 2015

MEDIOS OCCIDENTALES: EL CONFLICTO DE UCRANIA Y LOS "BUENOS NAZIS"



Hasta hace pocos meses, los medios occidentales consideraban el término "nazi" o "fascista" como sinónimo de "persona deleznable", sin valores éticos o humanos. Declararse públicamente nazi significaba la ruina social y personal de uno mismo, la caída a la marginación y al peor de los ostracismos. Así, el desprecio y aversión de nuestros periodistas ante figuras públicas como Marine Le Pen en Francia o el partido Amanecer Dorado en Grecia, son ejemplos que ilustran bien esta actitud intransigente por parte de Occidente frente a aquellos Nazis que, por definición, encarnan el Mal absoluto.

Pero de un tiempo a esta parte, sobre todo a raíz del conflicto de Ucrania, parece que nuestra prensa ya no tiene tan claro que todos los Nazis sean malos: hay también Nazis que, pese a tener ideas equivocadas, pueden defender valores nobles y dignos, ser personas entrañables, que la población los considere auténticos héroes, o  posicionarse "en el lado correcto de la Historia", es decir, en el lado del Bien frente al Mal (postura maniquea en el que el "lado del Bien" siempe corresponde al que defiende los intereses de los E.E.U.U./OTAN, por supuesto).

Esto es lo que se desprende de los artículos publicados en diversos rotativos y semanarios occidentales durante los últimos meses, en los que se pretende "humanizar" a  los voluntarios procedentes de Ucrania y otros países, que están en primera línea  del frente para "defender a la militarmente desvalida Ucrania frente a la agresión imperialista de Putin", y que no esconden en absoluto sus tendencias ideológicas fascistas y supremacistas.

Claro que primero hay que poner al lector en situación.

Como habrá observado cualquier persona que haya prestado atención al conflicto de Ucrania con un mínimo de imparcialidad, es evidente que es Kiev quien comete flagrantes abusos y crímenes de guerra al agredir y reprimir brutalmente a la población civil de Donbáss gracias a su "posición de fuerza", frente a unos milicianos de Novorussia que se defienden como buenamente pueden. Pero esta versión objetiva de los hechos no interesa a nuestros periodistas, quienes están tan acostumbrados a girar la tortilla de la realidad, que ya lo hacen sin darse cuenta. Para ellos, el único agente agresor de este conflicto no es Ucrania, sino la Rusia imperialista de Putin, quien se aprovecha de su abrumadora superioridad militar para someter a una "pacífica, desvalida e indefensa" Ucrania ( la cual, por cierto, bombardea y asesina a los pacíficos, desvalidos e indefensos residentes de las zonas rebeldes poco menos que porque "no le queda más remedio" ya que "se encuentra en una situación desesperada"). Se trata, por tanto, de la vieja táctica de manipulación que consiste en intercambiar los papeles de agresor a agredido, y a la inversa:



Exactamente así es como se pintan las cosas, por ejemplo, en los informativos holandases o incluso en sus libros de texto para escolares:


De esta manera se consigue formar en el lector/espectador un escenario o imagen mental de "Buenos y Malos", en donde posicionarse del lado de Ucrania significa tomar partido por el lado del Bien. No importa que usted sea un fascista declarado o un nazi. Pese a tener una ideología "equivocada", si usted apoya a Ucrania es que usted ha tomado la elección correcta: y es que algo de bueno y noble habrá en usted cuando no duda en defender al débil frente al fuerte...

Al principio, a nuestros periodistas les encantaba negar la más que evidente presencia de fascistas y Neonazis tanto en los sucesos de Maidán como en la guerra civil que se libra en el este de Ucrania, empleando con frecuencia eufemismos ("no son nazis, sino sólo nacionalistas") o recalcando que la presencia de éstos era muy minoritaria. Pero con el tiempo, al percatarse del impacto que sobre todo ha tenido en internet y las redes sociales las pruebas abrumadoras que los medios rusos han difundido con respecto a este tema, se hizo patente que defender este punto de vista era insostenible y redundaba en perjuicio del prestigio de los propios periodistas, quienes al final han tenido que admitir no sólo que hay un nutrido grupo de fascistas y nazis combatiendo a las órdenes de Kiev, sino que éstos gozan del respeto y la admiración de buena parte de la población de Ucrania, algo que en cualquier otro país europeo sería algo sencillamente intolerable.

¿Cuál ha sido la estrategia que han seguido nuestros medios a partir de entonces? Pues la de admitir la presencia de estos criminales nazis con total naturalidad, e incluso haciéndoles entrevistas y presentándolos como personas, seres humanos como nosotros que, al fin y al cabo, son de carne y hueso... Y en algunos casos, incluso como héroes que lo dan todo por una causa justa.

Vita, la "Juana de Arco ucraniana"

Hace ya casi un año, la famosa revista femenina Elle publicó un reportaje sobre las mujeres ucranianas que combaten en el este de Ucrania. Pero lo interesante es que entre esas mujeres se encontraba nada menos que Vita Zaverukha, combatiente del batallón Aydar, que es conocida por no ocultar su ideología a través de las redes sociales:







Y no se crean que la revista francesa se conformó con mostrarla, no. La presentó nada menos que como la "Juana de Arco" ucraniana por su "valiente" lucha contra los separatistas pro- rusos. Fíjense qué clase de fémina es esta aguerrida moza, que recientemente ha sido detenida por las propias autoridades ucranianas y acusada, entre otros muchos delitos, de asesinar a dos policías en un suceso ocurrido el pasado 4 de mayo.



Anaconda, la "amazona guerrera" con cara de niño

Pocos meses después, el diario "The Guardian" sorprendía a sus lectores con una entrevista a las mujeres del batallón Aydar. Lo curioso es que entre ellas se encontraba una tal "Anaconda", quien aparece en el articulo posando frente a una camioneta Wolfsvagen que muestra varios símbolos Nazis que no pasaron desapercibidos.








Pero lo más sorprendente es cómo este rotativo presenta a esta combatiente, a la cual incluso la define con ciertos rasgos entrañables:

Con cara de niño de sólo 19 años de edad, dice que su madre está muy preocupada por ella y que la teléfonea varias veces al día, a veces incluso durante el combate. Ella dice que es mejor responder siempre, ya que su madre no va a dejar de llamarla hasta que ella responda.
"Al principio, mi madre seguía diciendo que la guerra no es para las niñas", dice Anaconda. "Pero ahora ella tiene que lidiar con mi elección. Mi padre habría llegado al mismo frente, pero su salud no le permite moverse. Está orgulloso de mí ahora "

Al final, The Guardian quiere hacer recordar al lector que, pese a su ideología, Anaconda está luchando por una causa justa:

"Yo solía trabajar en el hospital militar de Kiev como enfermera", dice Anaconda."Comprendí que no podía seguir viendo a nuestros hombres morir y quedarme sentada sin hacer nada. Eso fue todo. Este es mi país y mi pueblo. Duele ver cómo combatientes y civiles mueren en ambos lados del conflicto. Quiero que esta guerra termine cuanto antes", dice ella.

Ver artículo competo en inglés pinchando aquí 

Maikel Skillt:  "héroe nacional" en Ucrania

Pero el colmo ha llegado sólo hace unos días, esta vez de la mano del semanario Newsweek y con el Neo- Nazi sueco Maikel Skillt como protagonista. Este mercenario francotirador es miembro del batallón Neonazi de Azov, y ha sido acusado de participar, entre otros muchos crímenes, en la famosa masacre de Maryupol.







Pero de nuevo, en vez de toparnos con la típica retórica despectiva al hablar sobre Nazis declarados, nos econtramos con que Newsweek lo muestra de manera condescendiente, incluso ensalzándolo y llegando a decir que "Un ex neonazi se ha convertido en héroe de Ucrania en la batalla contra los soldados separatistas en el frente ruso" no dudando en resaltar rasgos positivos de su personaldad:
"El mito es más emocionante que la realidad", dice Skillt con una sonrisa tímida. "Pero cuando estás bajo un intenso fuego, sientes como todas las armas de fuego que hay en el mundo apuntan a tu posición. Así que cuando, como francotirador, consigo mantenerme quieto y disparar a un chico, eso me convierte en un héroe" 

Skillt se ha rapado el pelo rubio rojizo y se ha dejado barba. Él tiene una actitud tolerante y  una manera de hablar prosaica. Se apresura a hacer bromas y mostrarse autocrítico. Pero rara vez rompe el contacto visual mientras habla. 
En este extenso artículo, Newsweek también habla abiertamente de la ideología de Skillt, dándole la oportunidad de que él mismo refute las acusaciones de que es un Nazi:

Skillt no rehúye hablar de sus últimos  años como un neonazi, pero habla de ello abiertamente, en referencia a sus creencias anteriores como "equivocadas" y "estúpidas". Él afirma que su servicio en la guerra de Ucrania a hecho añicos sus estereotipos defendidos anteriormente y lo ha espoleado a abandonar el nacionalsocialismo.

"Yo no soy un nazi, y ya no creo en el nacionalsocialismo", dice Skillt. "Cuando llegué a Ucrania hace 17 meses, yo era un hijo de puta. Tuve estereotipos contra Judios, negros, árabes. Pero he luchado con ellos, y ahora son como hermanos. Antes, algunas cosas eran o blanco o negro. Pero ahora sé que no hay nada seguro. Gente buena y mala hay en todas partes y de todos los colores. El mundo es muy gris".

"Sabes", añade, "el Mikael de hace 17 meses se pelearía con el Mikael de ahora. Pero el Mikael de ahora seguro que iba a ganar".

Unas declaraciones que son fácilmente refutables con sólo hacer un par de clicks, ya que Skillt tampoco esconde sus inclinaciones ideológicas en las redes sociales, y recientemente apareció en la versión en inglés de la página oficial de la División Misanthropic de Vkontake mostrando dos de sus recientes tatuajes en los que se puede apreciar el distintivo de la división SS Werewolf nazis, creados en 1944 por Heinrich Himmler:







El emblema de la Compañía Internacional del regimiento "Azov", creada y dirigida por Mikael Skillt, está compuesta por el emblema de las SS Werwolf junto a la frase en latín "Mors venit velociter"("Que la muerte me llegue rápidamente"), la cual hace referencia a "Memento mori" y a la típica "calavera sonriente" (totenkopf)  de las SS y una prueba inequívoca de que la supuesta "redención ideológica" de Skillt, como algunos medios intentan vender, es una completa farsa.


Sin embargo, Newsweek insiste en la idea planteada por Skillt de que él no es nazi, y de que sólo una pequeña minoría dentro del batallón Azov lo es... Aunque, ideologías aparte, lo único importante es que todos luchan codo con codo contra lo que el semanario califica  de manera despectiva como "la guerra de Putin":

Pero la inmensa mayoría de los soldados de Azov dicen que están luchando por la soberanía de Ucrania y para rechazar lo que llaman la "invasión rusa" de su patria. Las personas con convicciones de extrema derecha viven y luchan codo con codo con soldados de hasta 22 países y con diversos antecedentes, entre ellos se hallan árabes,  rusos y americanos, así como cristianos, musulmanes y Judios.

"Los hombres jóvenes a menudo tienen puntos de vista extremos", dice Skillt. "Pero quiero diferenciar las pasas de la torta. Hay una parte buena y otra parte mala". Y añade: "En cualquier ejército siempre hay un poco de carne en mal estado. Por ejemplo, cuando estaba en el ejército sueco, siempre había ese pequeño porcentaje. Pero, ¿es el deseo de un hombre por morir por su país una causa menos heroica si él es un nacionalista?"

Skillt dice que no es un nacional socialista. Él sólo cree en el nacionalismo, dice, y está luchando para defender la soberanía de Ucrania y para detener la agresión rusa.

Ver artículo completo en inglés pinchando aquí

 -----------------------------------------------------------------------------------------------------------------

Este es el nivel de nuestros periodistas: ahora resulta que hay también Nazis buenos. El único requisito es que decidan luchar contra la Rusia de Putin: entonces su Nazismo es mucho más digerible... ¿Quién podría imaginarse a los medios comparando a Marine Le Pen con Juana de Arco, mostrando el aspecto familiar y entrañable de miembros de Amanecer Dorado, o resaltando que muchos combatientes de Novorossiya son considerados héroes en su tierra natal? Obviamente, todo eso sería impensable... Resulta mucho más productivo mostrar a las milicias antifascistas de Donbáss como sádicos  agresores y agentes de Putin, derribando aviones de cíviles por puro placer o creando junto con científicos rusos bombas sucias con las que aterrorizar a la población de Ucrania... Todo ellos mientras los "Nazis buenos" de Ucrania tienen carta blanca para seguir cometiendo atrocidades contra unos "subhumanos", los habitantes de Donbáss, cuya condena internacional proviene de que ellos han sido los primeros en decidirse a plantar cara al hasta entonces incontestado imperialismo de Estados Unidos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Eres libre de opinar, ¡tu opinión cuenta!